Nuestra huerta.

Esta tierra bañada por el río Ebro es un enclave privilegiado. Las aguas van creando fértiles mejanas donde los cultivos crecen con un sabor y color inigualables.

 

Alcachofas, borrajas, cardos, puerros, espárragos, tomates... la lista es tan larga como apetitosa, y todos ellos cultivados con mimo, con trabajo , con amor y respeto a

la tierra.

 

 

 

 

"Ningún lugar

sabe como el nuestro"

 

 

 

 

El laborioso cultivo del cardo